Un viaje a los sabores de 4 ciudades de leyenda

Un viaje a los sabores de 4 ciudades de leyenda

Cuba es un país pleno de ricas tradiciones culinarias, que reflejan el perfil de las diversas regiones que conforman el territorio nacional. Cada provincia, ciudad, o pueblo atesora decenas de platos típicos que pueden constituir verdaderas y agradables sorpresas para el viajero que se aventure a recorrer el país en una aventura gastronómica.

Hoy en Redescubriendo Cuba le invitamos a recorrer cuatro maravillosas ciudades cubanas a través sus recetas tradicionales. ¡Aliste su paladar y acompáñenos!

BARACOA, la Ciudad Primada

En esta región del Oriente cubano se ha desarrollado una auténtica escuela culinaria. Baracoa se destaca por sus plantaciones de coco, cacao y plátano, ingredientes que se explotan en recetas de influencia taína, africana y europea que se han transmitido de generación en generación.  Asimismo, el pescado, el cangrejo, el camarón, la jutia, el cerdo y las viandas toman protagonismo en estas preparaciones, junto a la repostería de miel y chocolate. Durante su estancia, tiene que probar estas delicias:

Bacán o Bakán (voz aborigen)

Ingredientes: Plátano verde rallado, leche de coco, carne de cerdo guisada o mariscos enchilados, especias picantes (pimienta, ají), bija o achiote para dar color.

Modo de elaboración:  Cocinar la leche de coco con las especias y el achiote (semillas de una planta local) hasta que adquiera su sabor y un color rojo intenso. Mezclar con el plátano rallado. Para montar los bacanes, colocar sobre un trozo rectangular de hoja de plátano una porción de la masa preparada. En el centro, añadir un poco de la carne guisada o los mariscos, doblar la hoja formando un paquete cerrado y, tras atar bien todos los paquetes, se cocinan en agua hirviendo durante aproximadamente una hora.

 

 

Tetí guisado

El tetí, un pequeño pez que cada año remonta los ríos de Baracoa, es uno de los símbolos más conocidos de la región. Al brillo de la luna menguante y durante los meses de febrero, julio, septiembre y diciembre, millares de pececillos llenan las aguas, y es este el momento que aprovechan los pescadores para hacer su faena. Como resultado, durante los días siguientes el aroma de los guisos, las frituras, las empanadas de tetí inundan las calles de Baracoa, e invitan a descubrir el misterio de sus sabores.

Ingredientes para el guisado: Un buen puñado de tetís, harina de trigo, aceite, jugo de limón, ajo, cebolla, ají, salsa de tomate y sal al gusto.

Modo de elaboración: Lavar los tetís, y prepararlos con limón y sal. Preparar una salsa con el tomate y todos los condimentos. Pasar los tetís por harina de trigo y freírlos en aceite caliente; incorporarlos a la salsa y dejar cocinar por breve tiempo para mezclar todos los sabores.  

 

Cucurucho dulce

Ingredientes: Coco rallado, azúcar o miel, frutas carnosas como la guayaba, fruta bomba, piña, especias dulces (anís, canela, clavo de olor).

Modo de elaboración: Ablandar a fuego medio el coco, mezclado con una pequeña cantidad de agua. Se agregan las frutas picadas y se continúa el proceso de cocción hasta lograr una masa suave. Endulzar con azúcar o miel e incorporar toques de especias. Cuando la preparación luce brillante y seca, se envasa en el típico cono de yagua que le da su nombre. Puede conservarse varios días a temperatura ambiente.

 

GIBARA, la Villa Blanca de los Cangrejos

Las propuestas culinarias gibareñas son fascinantes y se basan fundamentalmente en mariscos y deliciosos pescados. Los cangrejos o jaibas que la hicieron famosa, pulpos, coquinas y camarones realzan su sabor con sazones criollos. En este pueblo, distante unos 30 kilómetros de la ciudad de Holguín, el viajero encontrará algunos de los mejores sabores que ofrece Cuba. ¿Opciones? La Cueva Taína, un clásico del emprendimiento culinario local que se nutre de su propia huerta; o La Perla del Norte, pintoresco restaurant que combina tres clases de mariscos en su propuesta insignia.

 

Jaibas rellenas

Ingredientes: Jaibas enteras, mantequilla o aceite, cebolla, ajo, perejil, salsa de tomate, pan o queso rallado, sal.

Modo de elaboración: Extraer la pulpa de las jaibas y cocinar en abundante salsa de tomate con mantequilla o aceite, ajo, sal y perejil. Rellenar con este guiso los caparazones de las jaibas, previamente lavados y blanqueados en agua hirviendo. Cubrir con pan o queso rallado y gratinar unos segundos en horno moderado.

 

Arroz a la marinera

Ingredientes: Cangrejos (mejor si son jaibas), pulpo, camarones, coquinas (moluscos típicos del mar gibareño) arroz, caldo de pescado, ajo, perejil, pimienta, hojas de laurel, vino seco, salsa de tomate, sal, rodajas de limón.

Modo de elaboración: Cocinar por separado los mariscos. Extraer la carne de los cangrejos y coquinas, reservando algunos para decoración. Preparar una salsa con tomate, vino seco y las especias. Mezclar con los mariscos y cocer hasta que se integren los sabores. Añadir el arroz y cubrir con el caldo de pescado, tapar y cocinar a fuego bajo. Adornar con los cangrejos y coquinas reservados y acompañar con rodajas de limón.

 

CIENFUEGOS, La Perla del Sur

La gastronomía cienfueguera no escapa a la mezcla cultural que define la cubanía. Los colonos franceses dejaron su impronta en la elaboración de cremas y repostería, los migrantes chinos aportaron el mayor uso de vegetales y salsas, la presencia hispana propició la incorporación de res, chorizo, jamón, lacón y tocino. A todo esto se suma la influencia marinera, que también aporta elementos muy cubanos a los platos regionales. Pruebe estas sugerencias:

 

Paella Covadonga

Cuentan que su nombre proviene de María Covadonga Llano González, asturiana que regentaba un establecimiento afamado por la exquisitez de sus platos. Acudían también trovadores con sus guitarras, y describe la historia que fue en el restaurante Covadonga donde se popularizó la canción «Luna Cienfueguera», de José Ramón Muñiz. Hoy, recibe con amabilidad a miles de viajeros que buscan saborear la famosa paella.

Ingredientes; arroz, pollo, salsa de tomate, camarones, masa de pescado (pargo, cubera o robalo), almejas, colas de langosta, jamón, aceite, ajo, bijol o achiote, hojas de laurel, pimienta, cebolla, ají, caldo de mariscos, caldo de pollo, cerveza y sal.

Modo de elaboración: Cocinar por separado los pescados, mariscos y carnes según su dureza. Confeccionar una salsa con la pasta de tomate y los condimentos. Sofreír el arroz en una paellera con poco aceite, agregar la salsa y remover. Cubrir con los caldos bien calientes, agregar las masas de pescado, mariscos y el pollo. Cocinar en horno mediano durante 25 minutos y perfumar con cerveza antes de servir.

 

Pollo Escambray

Ingredientes: pollo, tocineta o bacon, caldo de pollo, jugo de naranja agria, vino blanco, ajo, papas, zanahorias, calabaza, mantequilla, aceite, harina de trigo, cebolla, pimienta y sal.

Modo de elaboración: adobar las piezas de pollo durante dos horas con jugo de naranja agria, sal y ajo. Pasar por harina de trigo y dorar en aceite. Agregar las papas, zanahoria y calabaza cortadas, cubrir con el caldo y cocinar. Perfumar con el vino y las especias. Añadir la tocineta o bacon salteado en mantequilla y mantener al fuego hasta que la salsa seque.

 

CAMAGÜEY, la Ciudad de los Tinajones

La otrora villa Santa María del Puerto del Príncipe posee una cocina tradicional cuyos sabores han llegado hasta nuestros días. Sus habitantes mantienen el gusto por los caldos espesos, los asados en púa y los dulces en almíbar.  El casabe -especie de torta de yuca cocida- sustituyó al pan europeo y es símbolo de la identidad camagüeyana. Otros productos y preparaciones como el tasajo (carne salada y curada) o el ajiaco (un delicioso sopón bien nutrido con viandas, carne y condimentos) aparecen con frecuencia en las referencias culinarias de Camagüey y deleitan al visitante que se anima a degustarlos. Aquí le dejamos tres recetas de pura estirpe camagüeyana:

 

Matajíbaro

Ingredientes: Plátano vianda verde o pintón, chicharrones o masa de cerdo frita, ajo, sal, pimienta molida.

Modo de elaboración: Cortar los plátanos en rodajas gruesas y freírlos hasta que queden bien dorados. Triturarlos y mezclar con los chicharrones, las masas de cerdo fritas, el ajo y la pimienta. Servir bien caliente.

 

Arroz Puerto Príncipe

Ingredientes: Arroz, carne de pollo, cerdo o res, plátano pintón, calabaza, vino seco, ajo, cebolla, ají, pimienta, tomate natural, hojas de laurel, caldo de la carne escogida, aceite y sal a gusto.

Modo de elaboración: Cortar la carne en trozos de 4 cm, salpimentar y dorar en aceite. Incorporar los condimentos, agregar el caldo y cocer a fuego medio hasta que ablande. Agregar los plátanos y la calabaza troceados regularmente, dejar cocinar unos minutos más y añadir el arroz. Cubrir y mantener a fuego bajo hasta que al arroz quede suelto y desgranado.

 

Boliche mechado

Este plato, muy apreciado por camagüeyanos y visitantes, es el sello del restaurante La Campana de Toledo, ubicado en la céntrica plaza de San Juan de Dios. A su llegada, el comensal es recibido con un toque de la campana que se encuentra en el patio del establecimiento, tradición que se recuerda con agrado al evocar la visita a este lugar.

Ingredientes: boliche de res, chorizo, zanahoria, ajos puerros, cebolla, apio, ajo, hojas de laurel, tomate natural, aceite, vino seco, pimentón, pimienta y sal.

Modo de elaboración: Hacer una incisión por el centro del boliche a todo lo largo, e introducir los chorizos por la hendidura. Sazonar con sal y pimienta, untar en aceite y dorar en la plancha o en la sartén a fuego vivo. Cortar los vegetales en cuadritos, esparcir en el fondo de una placa de asar. Colocar encima el boliche y añadir las especias y el vino. Tapar y cocinar por hora y media aproximadamente. Servir cortado en lonjas.

 

Durante su próximo viaje a la Mayor de las Antillas, anote en su itinerario las ciudades que aquí le sugerimos y aventúrese a probar estos platillos. Le garantizamos una experiencia inolvidable, una entrada fascinante en la verdadera y auténtica cubanía.