El Carnaval, la mayor fiesta popular en Santiago de Cuba

El Carnaval, la mayor fiesta popular en Santiago de Cuba

17 jun. Con más de dos siglos de historia, los carnavales de Santiago de Cuba se encuentran entre los más atrayentes del Caribe y conjugan tradición y modernidad en la segunda urbe de la Mayor de las Antillas.

En la celebración –que se realizará este año del 18 al 27 de julio- toman parte nativos de la región y visitantes, que se integran a los festejos como actores más que como espectadores. Según especialistas, estos eventos masivos se remontan al período colonial: a fines del siglo XVII, todos los años una procesión recorría los alrededores de la catedral citadina para conmemorar el día de Santiago Apóstol, patrono de la villa. Dichas fiestas se extendían desde San Juan (24 de junio) hasta San Joaquín (16 de agosto).

Con el tiempo, se sumaron a la peregrinación las Tumbas Francesas, sociedades creadas por los esclavos de la emigración llegada al Oriente cubano tras la Revolución de Haití. Sus coreografías, cantos y música ponían una nota distintiva en la antigua procesión católica. Asimismo, los carnavales sirvieron de fachada a numerosas reuniones independentistas, y durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878) los mambises disfrazados de comparseros penetraban en la ciudad llevando mensajes estratégicos. Más adelante, los carnavales adquirieron especial significación tras el ataque al Cuartel Moncada liderado por Fidel Castro, quien escogió justamente esa fecha -26 de julio de 1953- para distraer la atención de las autoridades.  

Hoy, el Carnaval de Santiago de Cuba se reafirma como el festejo popular y tradicional de mayor convocatoria en la oriental villa. Más de 20 comparsas -de ellas tres centenarias-, congas, piquetes soneros y carrozas muestran sus talentos en el jolgorio, donde diversas ofertas culturales, recreativas y gastronómicas se disfrutan al son de los tambores y el peculiar sonido de las cornetas chinas. Como preámbulo, los carnavales infantiles dan participación a los más pequeños en las costumbres de su ciudad, y el carnaval acuático, que se celebra en la bahía, incluye a embarcaciones de diverso porte que también se engalanan y desfilan en un espectáculo inigualable.

Pero el mayor encanto del Carnaval –Patrimonio Cultural de la Nación Cubana- es la contagiosa armonía y musicalidad que identifican a Santiago y que se aprecian en cada calle de una ciudad reconocida como miembro de la Red de Carnavales del Caribe. Sin dudas, tales jolgorios devienen los festejos más esperados por los santiagueros y por quienes llegan dispuestos también a disfrutar de la alegría que se adueña de calles, barrios, parques y plazas durante casi dos semanas de fiesta ininterrumpida.